El levantamiento policial en reclamo de mejoras salariales producido en la provincia de Córdoba el jueves, desató una ola de protestas en varias provincias del país que alcanzó a Santa Fe e impactó directamente sobre nuestra región. Aunque los efectivos de la Unidad Regional XVII no se acuartelaron y siguieron prestando servicios, el efecto contagio provocó atentados contra la propiedad en al menos cinco comercios de la ciudad.

Sufrieron intentos de saqueos los supermercados ubicados en Dorrego entre Catamarca y San Luis, en Dorrego y Moreno y en Oroño al 1800, así como también dos almacenes, situados en Rioja al 1200 y San Juan y Curupaity. En todos los casos, el accionar de los delincuentes fue interrumpido por la fuerza policial, que no retiró las guardias ni los patrullajes.

En nuestra ciudad, las demandas fueron encarnadas por los familiares del personal policial y tuvieron como epicentro la Plaza San Martín y la Esquina de los Bancos.

Frente a los reclamos, el Gobernador Bonfatti realizó dos ofrecimientos que fueron rechazados, hasta que el martes a la tarde decretó el otorgamiento de un incremento que fijó en 8100 pesos el salario de un agente oficial.

Los términos del acuerdo

El gobierno emitió un comunicado en el que detalló que la norma establece que en la composición del salario de las fuerzas de seguridad, el suplemento por “Riesgo profesional” pasa al 120 por ciento (hoy es del 30). En tanto, el suplemento por “Dedicación especial” pasa al 100 por ciento (actualmente es del 25). Ambos suplementos se calculan sobre el sueldo básico y, de esta manera, además de su incidencia directa en el salario del agente, incrementarán proporcionalmente los adicionales de “antigüedad” y “título”, y también implicarán beneficios para los pasivos.

También se modificó el monto a cobrar por la hora de Servicio de Policía Adicional, que pasará de 45 a 54 pesos. Además, los agentes pasarán a cobrar el 100 por ciento de ese monto; hoy perciben el 80 por ciento (es decir 36 pesos).

El decreto traslada los aumentos establecidos a los haberes que perciben los beneficiarios pasivos a partir del 1° de enero de 2014.

Asimismo, dispone el pago en diciembre de una asignación no remunerativa, no bonificable y no acumulativa de 1.500 pesos en concepto de bonificación de fin de año y una asignación de 500 pesos en concepto de refuerzo para la compra de uniformes.

Para enero, en tanto, se dispone el pago de una asignación no remunerativa, no bonificable y no acumulativa de 2.000 pesos con destino a la reposición de uniformes.

También quedó establecido que el Poder Ejecutivo convocará a los concursos de ascenso correspondientes a 2012 y 2013 en el transcurso de 2014 sin cupo.

A través del Ministerio de Seguridad, y por disposición del gobernador Bonfatti, el gobierno de Santa Fe instó “a todo el personal de seguridad a reintegrarse perentoriamente a sus funciones”. En este sentido, y en concordancia con la advertencia del Ministerio de Justicia y Derechos Humanos de la Nación, se instruyó al fiscal de Estado a realizar la denuncia correspondiente ante la Justicia Federal, de persistir el incumplimiento del servicio”. Finalmente, tras una reunión con el Monseñor Arancedo, que ofició de mediador, el Ministro Lamberto anunció el martes que no se sancionará a los policías rebeldes.

El apoyo de la CGT

El reclamo de la fuerza policial contó con el acompañamiento de la CGT San Lorenzo, que a través de su Secretario General, Edgardo Quiroga, pidió “solidaridad” para con los agentes. Por otra parte, frente a la posibilidad de que otros sectores exijan recomposiciones de la misma magnitud, el dirigente gremial sentenció: “Otros gremios no pueden pedir el mismo aumento”.

En tal sentido, el Secretario General de AMSAFE, Ricardo Fernández expresó que debido a los “levantamientos, se deberán adelantar los plazos” para discutir paritarias provinciales, aunque anticipó que el porcentaje reclamado se ubicará en torno al “25 por ciento”.