Desde hace 12 años, Gabriela Zapata se dedica al boxeo femenino. Iniciativa impulsada por su esposo y entrenador boxístico, Ventura Farías, desde la creación del gimnasio La Aventurera. Y mientras ambos aguardan deseosos la confirmación de un viaje a Sudáfrica a fines de septiembre para combatir por el título interino a diez rounds en categoría welter (hasta 66 kilos), preparan la velada con fecha a confirmar entre los viernes 13 o 20 de septiembre, en el Centro de Jubilados de la vecina localidad de Fray Luis Beltrán, que incluye una estelar pelea con Roxana Laborde, la mujer del reconocido ex boxeador Walter Crucce, que fue medalla de oro en los Juegos Panamericanos del 95 en Mar del Plata.

Como profesional desde 2006, La Aventurera, tal como la apodan, tiene un récord de 15 combates, con 10 victorias -6 de ellas por nocaut- y 5 derrotas. En el ámbito amateur, La Aventurera cerró una campaña de 44 peleas, con 38 triunfos, 2 reveses y 4 empates. “Las que perdió como profesional fueron en el extranjero. En Nueva Zelanda y Alemania fue ampliamente superior a las rivales y se las dieron por perdidas en las tarjetas. Lamentablemente si no te regalás a los promotores de Buenos Aires, no te dan muchas oportunidades”, lamentó Ventura Farías.

Precisamente en Gaboto 1078, de Fray Luis Beltrán, funciona el gimnasio La Aventurera. Allí, de lunes a viernes de 18.30 a 21 horas, cerca de 30 jóvenes se dedican a la práctica del deporte de los puños, bajo la instrucción de Farías, propietario del establecimiento.

“Tenemos entre 20 chicos y 10 chicas practicando boxeo. Y entre ellos, algunos pibes de muy bajos recursos sociales. Nuestro gimnasio también cumple un rol de contención. Porque el deporte es salud”, expresó Farías sobre un emprendimiento deportivo que nació en el año 2001. Todo hecho a pulmón y con esfuerzo familiar.
Tan dificultoso representa sostener el gimnasio y las competencias que para organizar una velada boxística en alguna ciudad del cordón industrial, “se necesitan alrededor de 15 mil pesos” para programar seis peleas amateurs y una profesional. “Entre el árbitro, los jueces de la Federación Santafesina, el médico y la ambulancia, entre otros gastos, se va ese dinero. Se puede compensar con el servicio de bufete pero no alcanza para obtener ganancias”, reconoció Farías. “La única vez que salí ganando, fue cuando trajimos a La Tigresa Acuña a San Lorenzo”, completó.

En categoría welter, hasta 66 kilos, Farías proyecta la organización de “un combate por el título argentino” para La Aventurera Zapata. “Primero, si se nos da el viaje a Sudáfrica, ofrecen una bolsa de 3500 dólares limpios, con viaje y estadía pagas por parte de la organización”, concluyó.